Dejar de ser.

A veces me quedo en casa…
me canso de perseguir a la gente,
repitiendo que la locura real
está en ser por los de más…
en vez de hacia los demás.

Sintiendo y regalando las fuerzas
que dicen
“no me tienes que aceptar”

Y mañana
levantaré el sol,
sin ser dios puedo ser creador.

Respetar,
es entender,
que no puedo dejar de ser,
yo.