Y empecé a correr.

Y empecé a correr
buscando el momento preciso
en que la luna
aún se ve
pero no tengo frío
a tu espada a mi dispara
a nuestra espalda
siempre calienta
el amanecer
segunda bala.

El cielo empieza a arder
casi a naranja
redonda
como el tacto
se posa
silenciosamente
dulce
amelocotonada

Y seguí a notar
el agua en mi libreta
en mi boca
de tu paz la tinta
el sabor
de pequeñas
grandes
cosas.

Pinta.

¿ qué piensas ? Déjame un comentario =O)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s