Descansan mis raíces. Manu Clavijo y Pablo Sallabera.

Feliz.

Hay cosas que solo pueden definirse en una palabra. Hay muchas otras que ni siquiera pueden definirse sino sentirse. Decían @Letras y Poesía Diego Barrós se define como

“Psicológicamente músico, filosóficamente viajero, fotográficamente poeta”

No me gusta etiquetar nada, porque muchas veces eso supone ponerle un precio y existen muchas más cosas que no tienen precio. Estudié psicología aunque no pude terminarla por el precio, siento la música de una forma que no lo tiene. El centro es tan importante como el círculo entero, la filosofía y el por qué es todo un viaje. La poesía es un instante de sentimiento.16426201_10155095454303939_5868753627892520810_n.jpg

Tengo mucha suerte de escuchar. De conocer. De aprender.

Muchas gracias a todos los que os pasáis por aquí porque también de vosotros aprendo. Os estoy preparando mucho contenido y con mucho corazón. Además ya casi somos 800 en Diego Barrós.

Antes del lanzamiento del Ep “Paradojas” sacaré un single libre de derechos con 2 colaboraciones instrumentales de lujo que hacen que descansen mis raíces:  Manu Clavijo (cantautor, impresionante violinista y un viejo amigo con el que me reencuentro en Madrid) y Pablo Sallabera (joven y talentoso instrumentista sevillano que me acompañará durante la gira). Podéis escuchar su disco por aquí

Esta, es mi suerte.

En un descanso de la grabación, los dos se ponían a improvisar por primera vez una pieza instrumental que casi ni pude captar con la cámara.

Disfruten tanto tanto que no tengan que esperar la primavera.

Vuelve a enamorarte.

 Bajemos la guardia
que nada nos guarda,
si ahora no cuadra
el color del cuadro,
queséque
y vuelve a pintar.

Me está pasando… no ha sido premeditado… os juro que yo no lo buscaba….

Madrid está consiguiendo que vuelva a enamorarme. Las oportunidades dicen que desaparecen, yo solo pienso que la gente deja de verlas. La amabilidad de sus calles infestadas de dióxido, la cultura dentro de todos sus bares y las pequeñas pero grandes sorpresas que esperan de la forma más inesperada.

La balanza de cosas buenas que me están pasando se ha roto y solo puedo trabajar y agradecer. Nuevos artistas, yonkis del arte, mataderos culturales, músicas de piel de gallina y personas dispuestas a quitársela.

Paradojas… el mar queda lejos y mi corazón bombea.

No voy a hacer una lista de todo lo que estoy viviendo y viendo pero os aseguro que llena mi sonrisa. Un ejemplo empieza hoy su gira por España, (Me llamo) Sebastián es la irreverencia emocional sin complejos. Hoy tocará en La Fídula con un viejo amigo y conocido cantautor-violinista de Madrid, Manu Clavijo, si podéis acercaros a alguna de sus fechas os aseguro que no os arrepentiréis.