Popolo

La justicia emana de mí;
y la soberanía nacional reside en mí,
también.

Todo es por mí
y para mí.

Si en teoría tengo el poder
y la decisión
¿por qué me das voto
pero no voz?

Si me manifiesto por mis derechos
―en mi derecho, en mi deber―
¿por qué me amordazas
por expresarme en libertad?

Me adeudas con los bancos
y no puedo respirar;
me entierras en una cláusula suelo
y no hay más réquiem que mi propio malestar.

Sin santiguarte ni rezar una oración,
me dejas pendido en mi limbo
de intereses sin pagar.

Y desde mi ataúd pulido en quejas
logro descifrar condiciones abusivas
cual techumbre enmohecida
para que nunca logre
desplegar mis alas y volar.

[Volvamos al principio
quiero que sepas bien
quién soy]

Soy la justicia y te ríes de mí
pues me manipulas a tu antojo.
Mis condenas no sentencian
a todos por igual.

[Y no confundas mis palabras,
no hablo de igualitarismo
sino de igualdad real]

Por si no sabes quién soy,
dicen que mi papá se llama Estado
y mi mamá es una Comunidad distinta
en los confines de éste, mi lugar.

Pero los dos me han abandonado
porque soy el hijo que molesta
y se queda en desamparo.

Me dijiste estudia
y estudié.

Me dijiste esfuérzate
y te obedecí.

Ahora me pides
que enmudezca.

Y yo te contesto
que te calles tú.

Todos se jactan de hacerlo
todo por mí;

[Los populares,

los populistas,

los socialistas,

los comunistas]

Soy el pueblo
al que no escuchas,
al que no cuidas,
al que no miras.

Porque estás muy ocupado
jugándote a las dados
mi sanidad,
mi educación,
mi corazón.

Y me cobras un copago
como si en ese juego
hubiese que apostar
algo que no vaya a perder yo.

[¿No te acuerdas de mí?
Te refresco la memoria]

Cuando no quieres dar la cara
porque estoy muy indignado
me concedes audiencia
tras tu plasma de cristal
empañado por mentiras
y agrietado por la cruda realidad.

Muchos murieron por mí
y muchos lucharon conmigo.
Hemos portado banderas
como abanicos azotando
un viento llamado libertad.

No olvides nunca que yo permanezco
y tú te vas;
que yo soy perenne
y tú caduco.

Que yo soy el pueblo
pero tú en polvo me conviertes.

María Eugenia Hernández Grande (MaruSpleen)

 

Survival

Me siento como el perro abandonado
mendigando el cariño de unos amos,
postrado sumiso ante el primero
que acaricia su lomo en la perrera.

Donando sin esperar nada de vuelta
sus virtudes por un hueco tras su puerta,
cuando miro el vacío de mis manos
decorando en cicatriz mi línea de la vida.

Soy como el pobre apostado en una esquina
con un platillo repleto de calderilla
que le regala al transeúnte su sonrisa
cuando él le mira de reojo tras su prisa.

Y la piedad se transforma en sedentaria
al ralentí del motor latiendo bajo el pecho,
recordándome que como yo no tengo nada
he aprendido a convertir lo poco en mucho.

María Eugenia Hernández Grande (MaruSpleen) 

Quiéreme 

Quiéreme,

libre.

Silere

Hay cosas que no te cuento
porque no las vas a entender
pues ése es un camino
que no han recorrido tus pies.

Podrías hacerte una idea
de las ventiscas que azotan mi ser
pero no sentirás tu tronco
partido en dos astillando tu piel.

No te preocupes por mí
te aseguro que me encuentro bien
siempre he apreciado la lluvia
aun proveniente del manantial de mi tez.

Mientras llega el día de mañana
y este hoy se convierte en ayer
arrópame fuerte con tu cariño
es lo único que de verdad puedes hacer.

María Eugenia Hernández Grande (MaruSpleen) 

Falsa Identidad

Me cierras los párpados
con suavidad;
mano que se posa
en el rostro del cadáver.

Acaricias mi cuerpo
sin piedad;
viento que azota
la copa del ciprés. Sigue leyendo

Humano 3.0. Taller Libertad 8.

ex-machina-wallpaper-full-photos-ge20c5wb8y.jpg

Humano 3.0

Antes de que nadie diera un paso,
hasta para el sol
era temprano.

Aprende a nadar
cuando el viento abandone el barco.

El brillo siempre arriba dicen
que la mirada hacia adelante y nunca abajo. Sigue leyendo

Eolo

Parcialmente nublado
en la sierra de mi cuerpo.
Una ráfaga de viento
me envicia
presionando en temporal.
Ahogándome
sin cambio
me obliga a circular
por carreteras secundarias,
dirección obligatoria. Sigue leyendo

Onomatopeyas

Clic clic

¿Lo oyes?
La mente ha despertado.
Y las emociones madrugado
antes de que llegue mayo.

Boom Boom

Ensordecen mis oídos
la percusión de tus misiles.
Desentona el corazón
con tu verdadero palpitar. Sigue leyendo

Mamíferos y Fran Fernández. Barcelona.

Mamíferos con nombres extrañísimos.
Han olvidado que son mamíferos
y se creen obispos, fontaneros,
lecheros, diputados. ¿Diputados?
Yo veo mamíferos. Sigue leyendo

Me declaro inocente

En lo rural aún siguen quedando almas que pueden amar y declararse inocentes.

Alma Rural

Desperté junto a ti, feliz de estar a tu lado. Llegar hasta tu corazón fue mi aventura más difícil. Mucho más que navegar el Amazonas, que subir el Everest…

Todo comenzó con un robo, aunque me declaro inocente del delito que se me imputa. El día que me miraste perdí toda mi fuerza de voluntad y te robé un beso. No lo puede evitar. Tal vez soy culpable, sí, pero de amarte.

Ver la entrada original