Eolo

Parcialmente nublado
en la sierra de mi cuerpo.
Una ráfaga de viento
me envicia
presionando en temporal.
Ahogándome
sin cambio
me obliga a circular
por carreteras secundarias,
dirección obligatoria. Sigue leyendo

Carta a Noel.

Te escribo esto porque sigo siendo un niño, uno de 28 al que le falló su obsolescencia a la que llaman  madurez o educación.

Quería pedirte sólo un par de cosas, sobre todo para los que este año sonríen menos que el anterior.

No quiero que les traigas lo que ellos quieran, sino los medios para estar mejor con ellos mismos y con los demás.

Me gustaría que la gente pueda sentirse más realizada y que todo aquel que se esfuerce con buena voluntad en sus objetivos, los consiga.

Yo sigo practicando en la búsqueda de la felicidad consciente, quizá un poco más cansado pero también más calmado.

Tu ya eres viejo en esto y estoy seguro de que sabrás mejor que yo que la libertad, en realidad, tiene que ver más con aceptar que con rechazar.

Supongo que algo intrínseco al ser humano es tener por bandera a la razón… por lo que aún no entiendo bien porque todos quieren llevársela. El valor de algo o de todo siempre está en las personas.

Lo único que quiero para mi es la emoción.

Ayúdame a encontrar la mejor forma de ayudar, de comprender, de querer, de hacer sentir paz.

A todo esto no sé si he sido bueno… pero si sé que he sido lo mejor que sé, ser.

Por eso a ti también te deseo,

feliz navidad.

_DSC0515.jpg